Auto-sabotaje: encontrar la mejor excusa para permanecer en su zona de comfort.

Actualizado: abr 27

Con el nuevo año, nuestras agendas están llenas de nuevas resoluciones. Perder algo de peso, aprender un nuevo idioma, comenzar a buscar un trabajo mejor, ¡lo que sea! Comenzamos con algunas ideas prometedoras de cómo hacer realidad estas resoluciones con la esperanza de una evolución personal, pero convenientemente, pronto descubrimos muchas excusas de cómo no seguirlas: no hay suficiente tiempo, demasiado ocupado o demasiado cansado, etc.


Esta falta directa de compromiso con el cambio, que sabíamos que afectaría nuestra vida de manera positiva, nos hace sentir muy frustrados e infelices, lo que hace que recurramos rápidamente a nuestra rutina estándar impidiendo una evolución.

Aunque volver hacia esta zona cómoda y estable es fácil, hacer esto no conducirá a una mejor versión de nosotros mismos, que es realmente lo que todos deseamos: ¡evolución personal y ciertamente no un auto-sabotaje! Para sacar a tu mente de este estado de limbo hay que entender primeramente cómo funciona.


Entender nuestras mentes para empezar a cambiar.

Los primeros pasos para nuevos proyectos exitosos en nuestra vida son simplemente hacernos las siguientes preguntas: ¿Qué quiero? ¿Por qué lo quiero? ¿Qué tendría que hacer / perder para lograrlo?

Bastante simple, pero darse cuenta de que este paso es necesario, puede ser complejo de asumir, entonces, ¿por qué? Nuestra mente es de naturaleza mecánica con sus propios mecanismos de defensa designados para proteger la misma realidad que ha creado.

Cuando se crea un hábito, su mente ejercitará este hábito para que continúe sucediendo con tanta regularidad como lo ha programado para que ocurra. En el momento en que intente sobrescribir este hábito con otro, su mente inmediatamente se resistirá a cambiar esta cómoda rutina, esta zona de comfort.

Tu zona de comfort puede estar en peligro

La mente reconoce este cambio como un ataque y despliega la "resistencia al cambio" armada hasta los dientes con todo tipo de excusas para sabotear este intento de cambio. A menos que esté preparado, ni siquiera podrá reconocer esta sutil respuesta autoinmune que, por supuesto, tendrá una excelente manera de interactuar con su mente subconsciente y actuar en consecuencia.

Lamentablemente, la realidad es que esta disposición a aceptar el cambio no es la tendencia común y la mayoría de nosotros lo encontraremos como una amenaza, una imposibilidad, una hazaña, lo que sea, pero claramente más de lo que en realidad es; lo que algunos de nosotros lo etiquetamos, "un verdadero desafío", donde algunos tienen éxito y otros fracasan.

Reconocer la respuesta autoinmune de "resistencia al cambio"

Este autosabotaje se presentará de diferentes formas, siendo algunas de las más habituales:

  • Excusas. Difícil de reconocer, ya que las permitimos actuar con facilidad, impulsados ​​por un mecanismo de respuesta subconsciente. El objetivo final de este mecanismo es evitar la incertidumbre de la posibilidad: no poder afrontar el fracaso, la sensación de no adecuarse a estos nuevos retos que puede traer nuestra consecución del cambio o incluso la realidad de un esfuerzo extra por encima de lo que ya manejas en tu día a día.

  • Esfuerzos diluidos. Comenzar muchas cosas a la vez sin terminar nada, una excelente manera de diluir el esfuerzo específico requerido para lograr el objetivo de un cambio específico. Este es un hábito muy común, ya que evita que la persona se enfrente a este objetivo de cambio muy específico, ya que ya hemos mapeado las vías de escape a las que acogernos como una distracción para dejar atrás el fracaso. Lamentablemente, esta simple respuesta de disolución es una gran salida de lo que sabemos que requerirá un esfuerzo real y un coraje para combatir los desafíos del cambio y lo que sucedería una vez que los alcancemos con las consecuencias desconocidas a las que tendríamos que enfrentarnos.

  • Dilación. Cambiar no es fácil y puede ser difícil cumplir con este compromiso. A veces, algunos de nuestros hábitos han deben ser revisados, mejorados o incluso reemplazados por completo. Entonces, ¿qué hacemos? Elegimos hacer cualquier cosa menos abordar este objetivo de cambio específico y, en su lugar, recurrimos al resto de las cosas con las que nos sentimos cómodos porque es más fácil y probablemente más atractivo para nosotros.

  • Perfeccionismo. Una combinación de procrastinación y excusas. Estás tan ocupado planificando y medio realizando el cambio, postergando más bien ser "perfeccionista" que realizar el cambio, que resulta que nunca lo lograrás. ¡Qué excusa tan "perfecta"...

Pensamientos finales Es importante detenerse y tomarse un tiempo para pensar profundamente sobre estos mecanismos antes de emprender un viaje a ninguna parte y perder su valioso tiempo. Hay que asumir que su mente se resistirá a cualquier cambio y tendrá que abordar esta resistencia a priori. En última instancia, solo usted tiene la capacidad de reconocer sus mecanismos de defensa dentro del funcionamiento interno de su mente y cambiarlas para crear un cambio su dirección. Nunca es demasiado tarde. Puede detener lo que está haciendo en cualquier momento y cambiarlo por algo mejor. Sea justo y honesto consigo mismo y sepa que nunca debe sentir culpa o vergüenza por dar un giro de 180 grados en su vida.

Estudia una carrera, consigue un buen trabajo, empieza un nuevo pasatiempo, únete al gimnasio, encuentra una persona con quien casarte, ten un par de hijos pero sobre todo sé feliz, y nunca dejes de cambiar, nunca dejes de evolucionar.

Te perteneces y eres tuyo. Abraza la vida y cambia con ella, en cada paso del camino. Persigue tus sueños y sobrescribe cualquier programación antigua de su vida. Visualízate alcanzándolo, pero más allá de ese punto de lograrlo, hasta el punto de vivirlo. Considera el sentimiento que puede provocar en su mente como una fuerza motivadora y luego marca su curso.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo